Trastornos neurológicos en gatos.

Como dueño de un gato, es aterrador ver a su amado felino sufrir una convulsión u otro episodio neurológico. Sin embargo, los trastornos neurológicos pueden ocurrir en los gatos , al igual que en los humanos. De hecho, al igual que los humanos, el sistema nervioso central de un gato trabaja con una compleja red de nervios para enviar mensajes al cuerpo. El cerebro envía señales a través de la médula espinal, que luego viajan a los nervios, indicando a los órganos y músculos cómo funcionan. Cuando algo en el cuerpo interfiere con estas señales, pueden ocurrir una variedad de problemas. Algunas enfermedades neurológicas se pueden tratar o controlar con medicamentos y otras con cirugía.

¿Qué es un trastorno neurológico?

Los trastornos neurológicos son el resultado de una alteración del sistema nervioso de su gato. Si el problema está en el cerebro, es posible que haya convulsiones. Sin embargo, una infección en la médula espinal puede resultar en una marcha inestable, problemas con el funcionamiento de las extremidades o parálisis completa. Una interrupción de los nervios puede afectar a casi cualquier parte del cuerpo de su gato, incluida la cara, la boca, las patas o las patas. 1 ? Y dado que el sistema nervioso afecta la mayoría de las principales funciones corporales de su gato, los problemas con el equilibrio, el habla (maullidos), la alimentación, la micción y la defecación también pueden estar presentes si hay un problema neurológico presente.

Síntomas de trastornos neurológicos en gatos

Una gran variedad de síntomas pueden acompañar a una enfermedad neurológica, según la ubicación y la causa de la lesión. Sin embargo, un gato no puede decirle si está mareado, desorientado o deprimido, por lo que buscar representaciones físicas de angustia es crucial en el diagnóstico. En primer lugar, hay síntomas obvios como convulsiones , ceguera repentina, incapacidad para caminar o caminar en estado de ebriedad (ataxia) o incluso parálisis parcial o total de la cara o las extremidades. Cosas como espasmos musculares o temblores pueden ser más difíciles de detectar y pueden requerir pasar un tiempo en silencio estudiando a tu amigo felino. Tenga en cuenta si su gato actúa desorientado o confundido, tiene movimientos oculares anormalmente rápidos (nistagmo), tiene la cabeza inclinada o comienza a caminar en círculos, 1? ya que esto podría ser un signo de algo grave. Y si nota alguno de estos signos, llame a su veterinario para programar un examen inmediato.

Diagnóstico de trastornos neurológicos en gatos

Se debe realizar una evaluación neurológica completa en la oficina de un veterinario. Primero, su veterinario le preguntará sobre el historial médico de su gato. Luego, realizará un examen físico integral. 2 ? Esto incluye verificar los reflejos de su gato, inspeccionar sus ojos y evaluar su dolor. En muchos casos, el veterinario también querrá ver a su gato moverse.

Su veterinario puede recomendar diagnósticos adicionales, como análisis de laboratorio, según el resultado del examen físico. Se puede solicitar un hemograma completo, química sanguínea y análisis de orina, y una prueba de tiroides puede descartar el hipertiroidismo felino, que a veces puede presentarse con signos neurológicos leves. Es posible que su veterinario también quiera controlar la presión arterial alta.

Las radiografías (rayos X) de las extremidades y la columna pueden revelar problemas obvios, como traumatismos en la columna o tumores grandes en el cuerpo. Aún así, si su veterinario no puede determinar la causa exacta de los síntomas, es posible que lo deriven a un neurólogo veterinario que revisará los hallazgos y posiblemente recomendará imágenes más complejas, como una resonancia magnética o una tomografía computarizada para detectar tumores, inflamación, u otras anomalías. 2 ? También se puede solicitar una punción de líquido cefalorraquídeo, que permite el análisis microscópico del líquido alrededor de la columna vertebral, revelando potencialmente la presencia de infección, sangre y otras células anormales.

Causas de los trastornos neurológicos

A veces, el examen de un veterinario, combinado con algunas pruebas de diagnóstico, revelará la causa de la disfunción neurológica de su gato. Además de los tumores y las infecciones, ciertas toxinas también pueden afectar el sistema nervioso. Las enfermedades infecciosas como FIV ,  FeLV o  FIP también  pueden causar síntomas neurológicos, al igual que algunas enfermedades metabólicas.

Tratamiento

El tratamiento de los trastornos neurológicos en los gatos comienza con el diagnóstico del trastorno, y la atención varía mucho según el diagnóstico.

  • Tratamiento de los trastornos convulsivos : Las convulsiones (episodios repentinos de actividad eléctrica anormal en el cerebro) generalmente implican cierta pérdida del control del cuerpo, como espasmos, convulsiones y micción / defecación involuntaria. Los gatos pueden tener convulsiones por una variedad de razones, pero cuando los diagnósticos avanzados no revelan una causa exacta, al gato generalmente se le  diagnostica epilepsia, generalmente tratada con medicamentos. Si su gato tiene epilepsia, es importante que se comunique con su veterinario con regularidad y regrese para las visitas de seguimiento después de comenzar un protocolo de tratamiento. La epilepsia generalmente se puede controlar con la administración diaria de varios medicamentos.
  • Tratamiento de la meningitis y la encefalitis: la meningitis, inflamación de la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal, y la encefalitis, inflamación del cerebro, generalmente son causadas por una infección (bacteriana, viral, fúngica o parasitaria). Estas dos afecciones pueden ocurrir al mismo tiempo (meningoencefalitis) y, en algunos casos, pueden indicar un problema con el sistema inmunológico de un gato. El tratamiento incluye el uso de corticosteroides para reducir la inflamación y alterar el sistema inmunológico. También se utilizan antibióticos, antifúngicos o antiparasitarios cuando están indicados. Los cuidados de apoyo pueden incluir la administración de líquidos, el manejo del dolor y los suplementos nutricionales.
  • Tratamiento de la enfermedad vestibular: la enfermedad vestibular ocurre cuando hay presión sobre los nervios que controlan el sistema vestibular en los canales auditivos, lo que a menudo causa vértigo en los gatos. Los gatos pueden parecer borrachos o mareados, inclinar la cabeza o mostrar movimientos oculares rápidos y anormales. Una infección o un tumor de oído importante puede provocar disfunción vestibular, o la meningitis, encefalitis o meningoencefalitis podrían ser las culpables. El tratamiento depende de la causa real de la disfunción. Si hay una infección de oído, su gato puede necesitar gotas para los oídos y medicamentos orales. Se brindan cuidados de apoyo cuando es necesario.
  • Tratamiento de la disfunción cognitiva: la disfunción cognitiva o demencia se observa con mayor frecuencia en gatos mayores . Los gatos con demencia parecen «olvidar» cómo usar la caja de arena, dónde está el plato de comida y cómo moverse por la casa. No existe cura para la disfunción cognitiva, pero algunos medicamentos y suplementos nutricionales pueden retrasar su progresión.
  • Tratamiento de la enfermedad del disco intervertebral: la enfermedad del disco intervertebral (IVDD), o hernia de disco, implica la inflamación o el desplazamiento de los discos espinales, que en última instancia ejercen presión sobre la médula espinal, lo que provoca dolor y posible parálisis. Aunque es más común en perros, el IVDD a veces puede ocurrir en gatos. 3 ? En casos leves (cuando la mascota aún puede caminar), los veterinarios pueden probar un enfoque que incluya descanso, medicamentos antiinflamatorios y relajantes musculares. La cirugía suele ser el único tratamiento para los casos graves.
  • Tratamiento del síndrome de hiperestesia: rara vez se diagnostica, esta afección puede afectar a un número relativamente grande de gatos y, a veces, se denomina  trastorno de la piel ondulada . La hiperestesia felina a menudo se confunde con una reacción a ser una mascota en la espalda, cuando la piel puede parecer ondulada o contraída. El gato de repente rascará o cepillará demasiado el área y tendrá una explosión repentina de energía, lo que hará que actúe de manera anormal. El síndrome de hiperestesia no se considera grave y puede deberse al estrés y la ansiedad. El tratamiento generalmente incluye cambios que reducen la ansiedad, tales como la programación de alimentación y reproducción tiempos regulares. 4?

Trastornos neurológicos causados ??por tumores cerebrales

Los tumores cerebrales pueden provocar una gran cantidad de problemas como convulsiones, falta de coordinación, ceguera y cambios de comportamiento. Los signos clínicos dependen en gran medida del tamaño y la ubicación del tumor. Los tumores benignos llamados meningiomas a menudo se pueden extirpar con cirugía y los gatos con meningiomas operables suelen llevar una vida normal después de la extirpación del tumor. Sin embargo, sin la extirpación quirúrgica, este tipo de tumor puede expandirse y provocar más disfunción neurológica.

Los tumores cerebrales malignos también ocurren en gatos. El pronóstico de este tipo de tumor no es bueno. Los cuidados paliativos pueden ayudar.

Cómo prevenir los trastornos neurológicos

Muchos trastornos neurológicos no se pueden prevenir, pero mantener un estilo de vida saludable mantiene a cualquier gato en plena forma. Alimente a su gato con alimentos de alta calidad durante la edad adulta. Permítale un amplio espacio para retozar, jugar y hacer ejercicio. Y siempre dale a tu gato amor y atención.

Temas relacionados

  • Gatos
  • Salud y bienestar del gato