¿Es triste tu gato? Signos y causas de la depresión del gato.

Cada gato tiene su propia personalidad, y algunos son más extrovertidos que otros, pero cuando un gato típicamente social de repente se muestra tranquilo y reservado, puede ser preocupante.

En la mayoría de los casos, los dueños de gatos no tienen idea de por qué su gato está triste o deprimido. Pero, al estar atento a algunos signos, puede estar tranquilo sabiendo que puede ser temporal. Además, obtenga más información sobre algunas causas frecuentes de depresión en los gatos y su mejor curso de acción.

Signos de un gato deprimido

Una imagen vale mas que mil palabras. Así es el aspecto de tu gato. Presta atención a algunos signos de posible depresión en tu gato.

  • Indicaciones vocales o cambios en la vocalización: su gato puede maullar más o menos de lo habitual. Estos son indicios muy audibles de que su gato puede estar descontento. Estos ruidos infelices suelen ser aullidos tristes y de tono bajo. Los ronroneos no siempre indican felicidad y un gatito infeliz también podría ronronear más como una forma de consolarse a sí mismo. Otros gatos que normalmente son vocales pueden quedarse callados, mientras que los gatos callados pueden subir el volumen.
  • Lenguaje corporal: a veces, el lenguaje corporal de tu gato puede darte una pista sobre su infelicidad y hay muchas posiciones de ojos , orejas , pelo y cuerpo que pueden indicar esto. Las orejas retenidas, la cola metida, el pelo erizado y otros signos corporales son todas formas de comunicación silenciosa de que su gato puede estar triste.
  • Agresión o miedo: los gatos tristes tienden a ser más reactivos y se comportan con agresividad o miedo. Si nota cambios de comportamiento que hacen que su gato se asuste o sea anormalmente agresivo, es posible que se ponga triste.
  • Apego, se esconde o cambia de personalidad: un gato triste puede perder interés en las actividades que solían involucrarlo, volverse solitario y esconderse. Los gatos más tranquilos pueden volverse pegajosos o exigentes y el miedo a los extraños que todos los gatos parecen compartir puede aumentar cuando un gato está triste.
  • Sueño excesivo: los gatos normalmente duermen mucho, pero los gatos tristes o deprimidos duermen aún más. Si ha habido cambios en la ubicación de un lugar favorito para la siesta, esto también puede indicar tristeza.
  • Aseo deficiente o cambios en el aseo: esto puede ser un signo de infelicidad y mala salud. Los gatos que no se sienten bien o están deprimidos a menudo dejan de acicalarse dejando abrigos de aspecto muy descuidado.
  • No comer o cambio en el apetito: si tu gato ha dejado de comer o has notado un cambio repentino en el apetito, es posible que no esté contento con algo. Los gatos tristes pueden rechazar los alimentos que antes disfrutaban e incluso pueden perder el interés en sus golosinas favoritas.
  • Pulverización o cambios en los hábitos del baño: un gato triste puede usar su propio olor para sentirse mejor al orinar en lugares inapropiados. Hay muchas razones para orinar fuera de la caja de arena, pero el estrés, la depresión y la tristeza ocupan un lugar destacado en esta lista. Su gato puede orinar en áreas de alto valor como miradores, su dormitorio o lugares donde persiste el olor de una mascota fallecida o de un ser humano desaparecido para difundir su propio olor. Además, si su gato se ensucia fuera de la caja de arena, esto debería generar una señal de alerta.
  • Rascado excesivo: si tu gato está triste o deprimido, puede empezar a rascarse los objetos más de lo habitual para aliviar el estrés y marcar su territorio.

Ilustración de signos de que tu gato está triste. El abeto / Kelly Leigh Miller

Razones por las que un gato se deprime

Puede haber varias razones por las que un gato se deprime. Los gatos pueden sufrir. Se vinculan con familiares humanos y no humanos y pueden llorar cuando se pierde la dinámica de la relación. No importa el motivo, asegúrese de darle más tiempo y atención hasta que mejore su nivel de felicidad. Si el dolor es el culpable , lleve a su gato al veterinario.

Enfermedad

Las enfermedades pueden hacer que su gato no se sienta bien e incluso posiblemente tenga dolor. El gato puede no ser juguetón si le duele moverse. El gato puede sentir náuseas, no querer comer, tener un desequilibrio hormonal o no tener energía debido a la enfermedad. Condiciones como la enfermedad del hígado graso, FIV, FeLV, enfermedades de las vías respiratorias superiores, diabetes, hipotiroidismo, enfermedades dentales y otras son problemas de salud graves que pueden afectar el nivel de felicidad de su gato. Si sospecha que su gato está deprimido porque está enfermo, debe programar una visita con su veterinario lo antes posible.

Lesión

Las lesiones pueden limitar la capacidad de su gato para hacer cosas que antes disfrutaba. El dolor después de una lesión también puede evitar que su gato se sienta tan feliz como suele ser. Asegúrese de seguir las recomendaciones de su veterinario con respecto al alivio del dolor o, si su gato parece tener dolor, programe una cita para que lo revisen. Incluso las cirugías y lesiones antiguas pueden causar dolor o malestar persistente en su gato y pueden requerir un alivio del dolor crónico.

La pérdida de un ser querido

Perder a un miembro de la familia siempre es difícil para todos los involucrados y su gato no es una excepción. Cuando un miembro de la familia (humano o animal) fallece o se muda, su gato puede sufrir y deprimirse. Por lo general, esto es solo un comportamiento temporal y con un tiempo su gato volverá a la normalidad. Si su gato está deprimido porque otro gato de la casa ha fallecido, es posible que se beneficie de un nuevo gato amigo (o puede que no). Tenga cuidado al agregar a otro compañero de casa demasiado pronto a la familia. El tiempo suele ser el mejor remedio para los cambios importantes en los miembros de la familia, pero también existen remedios naturales como las feromonas y los suplementos nutricionales que pueden ayudar a tu gato a ser más feliz mientras tanto.